Como un baldazo de agua fría cayó en la comunidad otaku el anuncio de los nominados al Óscar de este año. Y es que la gran expectativa y emoción de los fanáticos de la animación japonesa por conocer si En este rincón del mundo, Mary and the Witch’s Flower, Napping Princess, Una voz silenciosa o Sword Art Online: Ordinal Scale llegaría a integrar la nominación final en la categoría Mejor película de animación, se convirtieron en desconcierto y en una mueca de “¿qué ha pasado aquí?”.

Entre las reacciones está que “se debe a que no fueron taquilleras” y, por ende, no fueron seleccionadas. Sin embargo, recordemos que el año pasado, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas no consideró a Your name de Makoto Shinkai pese a ser la cinta animada japonesa más taquillera a nivel internacional de la historia tras recaudar más de 300 millones de dólares y superar a El viaje de Chihiro de Hayao Miyazaki, ganadora del Óscar en 2002.

“Como un baldazo de agua fría cayó en la comunidad otaku el anuncio de los nominados al Óscar de este año”.

Entonces, ¿acaso ninguna merecía seguir en carrera porque están mal hechas? Particularmente, estaba convencido de que Una voz silenciosa de Kyoto Animation sería nominada debido a su poderoso mensaje en contra del bullying y en pos de la tolerancia y el respeto que merecen las personas discapacitadas. Sin ánimo de hacer spoiler, el arrepentimiento del protagonista Shouya Ishida y su intento por enmendar el daño provocado a su compañera sorda Shouko Nishimiya queda como lección de vida.

Eso sí, que este revés no se entienda como un rotundo no al anime en el mercado estadounidense. En los últimos años ha alcanzado un mayor número de seguidores gracias a servicios de streaming tales como Crunchyroll, Amazon Prime Video y Netflix, por lo que no hay que perder las esperanzas, aunque… Bueno, es Hollywood. Mejor suerte la próxima.


Columna publicada el 30 de enero de 2018 en el diario La República.


Sobre Una voz silenciosa

Estrenada en mayo de 2017 en Perú, Koe no katachi (nombre original) nos narra la historia de Shouko Nishimiya, una estudiante de primaria sorda de nacimiento, quien es víctima de bullying por parte de sus nuevos compañeros, entre ellos Shouya Ishida. Como resultado, Nishimiya se cambia de escuela e Ishida es señalado como el único culpable. Años después, Ishida, aislado del resto de clase, aprende lenguaje de señas con el fin de pedirle disculpas a Nishimiya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s