A mi madre

“A veces me pregunto en qué momento creciste y dejaste de ser esa pequeña cosita que andaba pegada a mí como chicle a todos lados”. Ni idea, má. Para cuando me di cuenta, ya me habías botado una vez de la casa.

Anuncios